Mientras suena Lana del Rey intento pensar, o quizás no, lo evito. Pensar, siempre nos dicen que es lo que tenemos que hacer. Pensar antes de actuar, de hablar, de tomar decisiones... pero nunca nos dicen que sintamos. ¿No hay que hacer caso a nuestro corazón? ¿no sirve escuchar a nuestro cuerpo? ¿La razón siempre es lo que ha de primar? ¿De tanto pensar se nos han atrofiado el cuerpo y la capacidad de amar?