Que tu twitter de coña tenga el doble de seguidores que el real dice mucho de una misma