¿Sabes? Lo que me hace peligrosa no son mis malas decisiones, ni el hecho de que sea impulsiva. Lo que me hace peligrosa es que me encanta jugar y no me da miedo hacerlo. Me encanta el riesgo y a ti te encanta la cara de mala que pongo,