Llegar de la playa, ducharte, echarte crema y acostarte es normal, pero levantarte más roja que cunado te habías acostado no tiene precio.