Los que me lleváis siguiendo un tiempo ya lo sabéis, los nuevos a lo mejor no, pero en mi fuero interno siempre he querido escribir una historia subidita de tono, lo que pasa es que no se me da bien. Escribir pornografía de caliad debe de ser una de las cosas más complicadas que hay. Hablar de sexo de una manera que resulte excitante, que no sea soez y que además sea buena literatura es difícil, o al menos yo no sé hacerlo. A mi ineptitud se une el hecho de que escribir algo porno en mi blog supone tener que dar explicaciones. Explicar que no, que no es autobiográfico, que no estoy manteniendo relaciones sexuales con nadie.

A veces me siento encorsetada en este blog, odio tener que explicar qué es ficción y qué no, y tener que dar detalles de mi vida. Me gustaría simplemente escribir sobre sensaciones, sobre cuerpos que se acercan. Me haría ilusión hablar de labios que se besan, de lenguas que se enroscan, de respiraciones que se agitan, de estómagos que saltan. sé

No sé a lo mejor un día de estos me da por hacerlo ains.