Aquellos que me seguís a través de alguna red social sabreis que he estado pachucha. Sí, ayer me dio por vomitar en el trabajo y cuando llegué a mi casa seguí vomitando. Después sufrí de unos intensos dolores que me postraron en la cama hasta que pude levantarme, no sin esfuerzo y comprobar que estaba destemplada.

Fue una mierda de día que me ha dejado ligéramente hecha polvo, pero lo importante es que a pesar de la flojera lógica estoy bien.

Repasando las estadísticas he comprobado como desde un portal de educación se hace una revisión de un artículo que escribí y publiqué en este blog y para qué nos vamos a engañar, me encanta. Es una subida de ego ridícula y estúpida, pero el pensar que hay gente que opina que lo digo es interesante y digno de reseña me hace sentirme como un pavo.

Asi que nada, cuidaos mucho, tened cuidado no vaya a ser que un virus malvado os joda la semana y procurad ser felices (mientras digo esto me acuerdo de Lilly Allen cantando Smile)