Escribo desde mi teléfono de última generación,mientras que espero que abra una tienda. Es graciosa la estampa de una loca teclado metida en su. coche.

Si hace 5 años me Lo hubiesen dicho no lo habría creído. Quizás es que las cosas cambian mientras nosotros perdemos el tiempo. A veces lo que parecen pasos pequeños son el inicio de grandes recoluciones.