Pues yo he ido, como tenía que ser, porque era lo que debía de hacer.

Ganas no tenía, salí del curro, llegué a mi casa, me cambié comí algo y me encaminé a la manifestación. ¿Por qué? Primero de todo porque era lo coherente, tenía que ir, porque no me siento satisfecha con la situación actual, porque siempre me quejo y porque es una iniciativa que sale de las habituales. ¿Por qué lo hicieron los demás? creo que porque como yo pensarán que es hora de mostrar nuestro descontento, es hora de decir basta y que empiece a quedar claro que no nos vamos a quedar parados mientras nos hundimos en la mierda, hay que luchar, con uñas y dientes. Estamos perdiendo derechos que costó mucho conseguir y que nos costará aun más recuperar. La democracia no es real y los medios de comunicación desinforman.

He ido sola y me he encontrado con alguien en la mani, ha hecho cálculos y seríamos alrededor de 5.000 personas, sin embargo, se habla de la gente que ha quedado para celebrar el ascenso del Betis. Que no nos engañen, mejor dicho, no nos dejemos engañar, somos más, somos fuertes y tenemos poder. Poder para cambiar nuestra realidad.

La verdad es que me ha gustado ver que había más gente de la esperaba, espero ilusionada la próxima, porque no van a silenciarnos.