Me alegro tanto de que no haya cámaras en mi ascensor... y no es porque practique sexo salvaje en él, nada tiene que ver con que me hurgue la nariz o me suba las medias porque se me ve el refuerzo. La cosa es que a mi me encanta entrar en el espejo y poner caras xD

Yo entro me miro y empiezo a gesticular, pongo cara de mosqueada, saco la lengua, me pongo el dedo en la puntita de la nariz para parecer una cerdita, pongo sonrisas falsas, guiño un ojo... y no sé por qué lo hago ni sé por qué sólo lo hago sola, pero es asi.

Hace poco me di cuenta que lo hacía, tanto es asi que no sé si en realidad lo he empezado a hacer recientemente o es que es ahora cuando mi perspicacia ha hecho algo bueno por mi.

¿Vosotros tenéis algún ritual cuandol os montáis en el ascensor?