La astucia.

Mira que me apetecía movilizar a las masas y que lograr que a través de las redes sociales se encontrase al dueño de la cámara. Ansiaba venderle la historia a Coca cola para que hiciera un precioso anuncio de Aquarius, pero al final mi pequeña cabecita pensó y acertó.

No os voy a desvelar cómo lo hice, sólo que espero mandarles mañana la cámara.

Muchas gracias a todas aquellas personas que se han pasado por este blog (menudo subidón de visitas) Cada una de esas visitas significa un interés por hacer algo bueno y demuestra que el ser humano no da tanto asco (aunque hoy escuchando un programa de la radio he deseado tener poderes y matar a diestro y siniestro)

Un beso a todos.

PD: Me han dicho que me enviarán un regalito =) Ya os diré que es