Asomar a las simas de mi ser me produce sensaciones de desasosiego. Es parecido a adentrarse en un cueva sin linterna. La oscuridad te rodea y el miedo te paraliza. Intento encontrar un mechero, pero sólo consigo que se caiga todo y que la desesperanza me devore.