Ayer presencié como tres gilipollas (dos chicas y un chico) se dedicaban a molestar a un pobre indigente. Me enerva que despierten a un anciano que vive en la calle para reírse de él, me molesta que haya gente tan repugnante que sencillamente hacen el mal porque pueden, porque les importa una soberana mierda herir a los demás.

Me indigno porque fui la única que hizo "algo" aunque fuera refunfuñar, gruñir y llamarles hijos de puta. Nadie de las personas que pasaban alli hicierno nada, ni siquiera pararse a ver qué pasaba.

Este es la sociedad en la que vivimos, donde toda nuestra compasión se utiliza en Belén Esteban "pobrecita que le han puesto los cuernos"

PD: Este artìculo originariamente estaba mucho mejor escrito pero debido a un error se borró entero y al reescribirlo he abreviado.

PD2: Lo sé, soy lo peor.