Mientras lloro como una magdalena viendo Glle (deben ser las pocas horas de sueño) mi gato me mira, con sus ojos grandes y ambarinos.Después decide sentarse en mi regazo mientras tecleo y se va escurriendo. Asi es mi gato un poco anormal y muy subnormal, si al final va a ser cierto que las mascotas se parecen a sus dueños.

Me olisquea las lágrimas y se sienta de nuevo, no entiendo qué le pasa a la portadora de comida, porque ¿qué me pasa? Pues supongo que tengo sueño y que soy emocional.

Me levanto y me hago un moño ridículo, me visto de manera cómoda mientras remoloneo. Debería comprar el pañuelo ya que perdí uno en Coruña. Debería limpiar, ya que mi casa está sucia. Tendría que dormir, puesto que he dormido tres horas. Pero en vez de eso me pongo otro capítulo de Glee.