Pues eso que mientras caminaba tranquílamente pensaba en muchas cosas que tengo en mente, pero no conseguía centrarme en ninguna.

Lo primero que empecé a hacer fue darle vueltas al tema de la huelga. ¿Debo hacerla? ¿La haré? Siempre he sido una persona super reivindicativa, en el instituto y en la universidad no me perdía una concentración con la que estuviese de acuerdo. Pero en este caso algo me falla. Obviamente no me gusta la reforma laboral no me gusta, al igual que odio que haya 5 millones de parados, pero tengo la sensación de fracaso y me siento manipulada por los sindicatos mayoritarios. Aún no sé qué haré, por un lado creo que me sentiría culpable por no ir, pero por otro lado no me siento conforme con hacer uso de mi derecho constitucional. Asi que le daré vueltas hasta que tome una decisión, a ver qué pasa.

Luego estuve pensando en mi viaje, en que Coruña mola mucho, es una ciudad tranquila por la que se puede pasear, con playita, con mucho verde y con los hermanitos del pulpo paul. Me alegro muchísimo de haber hecho el viaje, me ha encantado mi hotel (con multitud de gatitos en sus inmediaciones) A ver si me animo y subo alguna fotillo y os cuento cuando me caí y me torcí el tobillo o cuando me emborraché y casi muero. De Coruña me han gustado sus vírgenes (incluída una imagen de la virgen María embarazada)

He ido caminando y pensando más cosas, pero ahora mismo no tengo fuerzas para nada más.