Y me doy cuenta de ello por la ternura que me inspira ver a Phil Collins in Miami Vice... que tiempos aquellos, qué estilismos. Don Johnson era todo un ejemplo de buen gusto y su compañero con esos trajes con brilli-brilli.

Por desgracia no he podido terminar de ver el capítulo, pero me ha picado el gusanillo por volver a verla... gusanillo que ha durado unos 5 minutos, mientras me iba a currar escuchando a Katy Perry.

Hoy me he sentido muy feliz porque un señor americano me ha preguntado por mi origen y quería saber dónde aprendí a hablar inglés. Es una tontería pero me encanta que me peloteen con eso. Si es que, como digo, me estoy haciendo mayor.