Hoy, no tengo muy claro a qué hora me desplazaré a una zona de Cádiz para ser acogida y mimada. No sólo por mi abuela sino por el suave rumor de las olas, la tranquilidad y el sol. Mientras me rasco el cuello debido a que esta noche salí y me quedé dormida con el colgante me imagino tumbada en un entorno paradisiaco y hermoso. Lo malo es que estará petado de gente, pero que le den por culo a la gente, además seguro que la crisis ha mermado el número de gente que va a la playa.

Me espera la tranquilidad y el bienestar, asi que, nos vemos pronto =)