Cuando tenía unos 5 años fui con mi abuela y mi hermana a ver Cortocircuito 2 y recuerdo (porque me lo han contado) que yo en mi inocencia, en un momento de drama me puse a llorar como si no hubiera un mañana (todavía no tenía calados los argumentos predecibles de las pelis americanas) pensando que al abuelo de Wall-e se lo habían cargado.



Esta tarde de domingo estoy cansada, mucho, como hacía muchísimo que no lo estaba y además me siento premenstrual. Ahora mismo miro a mi alrededor y sólo veo wall-es, bambis y et's muertos y torturados. Sé que no es real y que es un espejismo, pero no lo puedo evitar, sé que mañana estaré bien, pero quiero estarlo ahora. Sé que si fuera capaz de salir por un momento del círculo de negatividad podría sonreír, pero ahora mismo no puedo. Sólo quiero gimotear y quejarme y echar de menos a los que no están.

Para todas aquellas personas que no pueden controlar su destino pero que al menos eligen rendirse, al menos, por una vez.