No te engañes, lo peor de las pesadillas no es tenerlas, es despertarse y darse cuenta de que se han hecho realidad.