Hay personas que cuando las conoces te hacen creer que son profundas, que tienen empatía, que te comprenden... Consiguen embaucarte, te abres a ellos, y ellos en apariencia a ti, pero cuando rascas esa superficie un poco, cuando dejas de fijarte en lo que dicen y lo que hacen pasa a captar tu atención te das cuenta de que son unos (o unas) farsantes emocionales.

Si te topas con alguien asi, lo mejor es que cometa un fallo porque si no te espera un largo tormento repleto de tiras y aflojas donde el único perjudicado eres tú.

Opino que este tipo de personas no se quieren asi mismos, asi que buscan "convencer" a los demás de que son "buenos" y después succionan toda su energía (al menos toda la que pueden) porque se nutren de los buenos sentimientos de los demás y lo convierten en algo sucio.