Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

jueves 15 julio 2010

Farsantes

Hay personas que cuando las conoces te hacen creer que son profundas, que tienen empatía, que te comprenden... Consiguen embaucarte, te abres a ellos, y ellos en apariencia a ti, pero cuando rascas esa superficie un poco, cuando dejas de fijarte en lo que dicen y lo que hacen pasa a captar tu atención te das cuenta de que son unos (o unas) farsantes emocionales.

Si te topas con alguien asi, lo mejor es que cometa un fallo porque si no te espera un largo tormento repleto de tiras y aflojas donde el único perjudicado eres tú.

Opino que este tipo de personas no se quieren asi mismos, asi que buscan "convencer" a los demás de que son "buenos" y después succionan toda su energía (al menos toda la que pueden) porque se nutren de los buenos sentimientos de los demás y lo convierten en algo sucio.

Pipipipipipipi

No hablo de que me orine encima, sino del sonido de un claxón.

El otro día mientras volvía del trabajo por una avenida de tres carriles (iba yo por el central) escuché una sirena, miré a mi derecha y no vi nada y miré a mi izquierda viendo una camioneta/furgoneta enorme que me impedía ver nada. En esto el de la furgoneta empieza una maniobra brusca invadiendo mi carril, a su vez tuve que hacer yo otra maniobra porque casi me lleva por delante, es más, me metió el espejo retrovisor para dentro. El de la furgo pasó de mi culo y se saltó un semáforo, supongo que para huir de mi. Por suerte yo le cogí la matrícula y cuando aparqué miré que por suerte no le había hecho nada a mi coche.

Hoy, cuando regresaba a casa, vi a un energúmeno chillando a una chica. Por lo que pude entender la hica que iba delante puso el intermitente para cambiarse de carril y el coche del energúmeno le dio un toquecito por detrás. La chica no hacía nada más que justificarse y decir que llamasen al seguro mientras el hombre chillaba y chillaba (y eso que el coche de la otra parte era el que estaba jodido)

Conducir es algo que estresa sobretodo porque además de que es inevitable que en un momento dado nos equivoquemos/despistemos, no podemos controlar las equivocaciones y despistes de los demás.

Lo que está claro es que mejor toparse con una persona mínimamente educada que con un energúmeno.

Saludos y feliz conducción