Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

domingo 11 julio 2010

No me miraréis igual pero...

Se me han saltado las lagrimillas al ver a Iker llorar.

Sé que es un deporte, sé que la crisis no ha desaparecido y que mañana nadie irá a trabajar por mi. Mi vida no ha cambiado en absoluto, y sin embargo, cuando he visto a ese campechano muchachote llorando, me ha entrado un no sé qué por la tripa.

Espero que esto sirva para algo bueno y como algo más que "pan et circus" pero ya se verá.

Tell me...

A veces me pregunto si el Lobo podría no devorar a Caperucita en el cuento, o si quizás la Madrastra podría desearle el bien a Blancanieves. En los cuentos es absolutamente fácil ver quien va a ser el malo o la mala. No hay grises, hay un héroe o heroína que se enfrentará a las fuerzas del mal y vencerá (por lo menos en los cuentos Disney)

¿Cómo se podría rehabilitar a ese lobo para que se vuelva vegetariano? ¿Cómo hacer que la Madrastra no se sienta intimidada y celosa por la lozanía de Blancanieves? ¿Puede un malo de un cuento cambiar de la noche a la mañana sin ayuda? ¿Puede mutar cuál personaje de cómic?