Durante toda mi vida he oído a la gente quejarse de que las personas hablan mucho pero hacen poco y ahora que los trabajadores del Metro de Madrid hacen algo la gente se encabrita.

La realidad es que si fuésemos currantes del Metro de Madrid habríamos hecho huelga y nos habríamos quejado de los servicios mínimos. Ellos no los han cumplido, no entro a debatir si eran abusivos o no y han demostrado que cuando los obreros quieren pueden paralizar el ritmo de una ciudad como Madrid.