Reclamo mi derecho a ser un desastre, a equivocarme, a dar bandazos, a aprender, a caerme, a hundirme y a volver a empezar.

No pido que nadie me vea caer, ni que caiga conmigo, digo que es mi decisión.