Mañana es lunes y mis vacaciones se han acabado. Ha sido todo un poco locura, volví de Nigeria, curré un par de días, me fui a Palma de Mallorca, volví, me peleé con hacienda y me he ido a Madrid a pasar unos maratonianos días. Ahora estoy aqui en Sevilla, escuchando a Editors y pensando en escucharles más a menudo, mientras evito recordar que mañana curro.

En mi último viaje a Madrid he estado pensando en mi futuro laboral, parece que cíclicamente he de pasar por una mini catarsis y ahora toca la del curro. Porque soy una amargada y rallada de la vida y me planteo que no quiero vivir toda vidda con trabajos precarios y eventuales, porque un mínimo de estabilidad quiero, porque creo que soy buena en lo que hago. ¿Me equivoqué al estudiar PEdagogía? ¿Debería haber estudiado algo de prestigio? ¿Debería estudiar algo en plan económicas para serle útil a la sociedad? ¿Dónde quiero llegar? ¿He perdido el tiempo y el dinero en la Universidad? ¿Por qué tengo amigos que no tienen ni el graduado y cobran lo mismo que yo y son indefinidos?

No sé qué pensar y todo esto se enmarca dentro de la futura reforma laboral que no creo que sea del todo mala, pero me hace gracia, queremos un despido barato como en Europa, pero no cobramos como en Europa, no tenemos horarios europeos y sí que tenemos a muchos empresarios sin escrupulos que tienen a más de la mitad de su plantilla cobrando en negro directamente, o cuando están legalmente cobrando menos de lo que dice su nómina.

A lo mejor va siendo hora de que emigre.