Por querer quiero encontrarme y que me encuentres, soñar y que me sueñes y sentir y que me sientas.

Hay momentos en los que me siento perdida, en los que no sé que me pasa, en los que no distingo sueño y realidad y en los que no sé que siento ni dejo de sentir.

Sé que la luz está dentro de mi, al igual que la oscuridad, en mi están las respuestas, los aciertos y las equivocaciones, pero simplemente no sé como acceder a ello, como ser feliz.

Es extraño todo y a la vez normal. Es la vida de una persona que no tiene dónde caerse muerta y que hace mucho aprendió que uno sólo cuenta consigo mismo para capear los temporales.