Del cielo caen flechas que me atraviesan haciendo que sangre transparente cubra mi cuerpo, déjandolo frío pero no inerte.