Que bien sienta cuando te ríes con ganas, cuando por un momento, las preocupaciones se evaporan y te ríes como cunado eras niña.