Siempre seré un cardo borriquero

Nunca seré una delicada flor