Poco a poco tejo la telaraña y creo una trampa para mi misma.

Desaparezco en mis laberintos, en mis recovocos, en mi principio y en mi fin.

Poco a poco mis ojos dejan de servir para ver, ya que he dejado de contemplar la luz hace mucho y me convierto en oscuridad