Su mirada pérdida vagaba por la habitación hasta que sus miradas se cruzaron y lo comprendió todo. Sólo era el coche de sustitución, al que se recurría cuando no había otra opción