Todos y todas en algún momento hemos escuchado en nuestro cerebro el estribillo de la canción de Mónica Naranjo.

Todos en algún momento hemos deseado chillar "desátame o apriétame más fuerte"

Todos y todas hemos soñado con saber a qué ostias aternos con esa persona X

Todos hemos sufrido cuando nos han desatado...

Pero, que alivio, cuando el miedo a perder algo que no tenemos desaparece