En esta serie, a Ranma, le echan una maldición para que no se pueda lavar con agua caliente y por tanto que no se pueda transformar en chico.

La maldición es en plan "gato escaldado del agua fria huye"

Pues bien, si yo fuera un gato ese refrán no se podría aplicar a mi, porque da igual la cantidad de veces que salga escaldada, porque siempre vuelvo a por más