El martes despedimos a un amigo se iba para París al día siguiente. Es extraño, lo rápido que puede volver a entrar alguien en tu vida, lo mejor de todo es que lo haga para irse al mes siguiente tres años a París...

La cuestión es que me vestí mu mona, escotazo que se veía el ombligo por arriba, pelo suelto y ganas de cachondeo, además el martes no curraba.

Durante la cena no comí, porque no me enteré de que era el momento de pedir, asi que comí 2 croquetas, dos patatitas con ali oli y un pimiento verde de un serranito.

Después nos fuimos a la tetería que hay al lado de mi casa, fumamos cachimbita buena y me pedí un mojito. Subi a mi casa a ver si entro la botella de vodka caramelizado y no la encontré asi que me bajé una botella de tequila casi vacia y ahi empezó a fraguarse el desastre (porque yo soy un desastre)

Con unas 5 cervezas, un mojito, tequila la gente se empezó a ir, incluso el homenajeado y yo me quedé con tres tios que acaba de conocer y una botella de vodka caramelizado. Y claro yo que ya estaba contenta, el vodka caramelizado que sabe a flan pues nos pimplamos la botella en un plis plas y ya empezaron a sucederse los momentos etílicos. Cómo cuando atravesé unos arbustos para hacer pipi, o cuando el segurata de mi urbanización les pidió a los muchachos que me llevaran a casa o cuando en mi casa se me cayeron las llaves y al ir a recogerlas me cai yo...

Sé que está mal, sé que no debo sentirme orgullosa, sé que no debería coger ciegazos enormes con gente que no conozco pero hay una parte de mi que no se siente ni culpable ni nada de nadal. Puede que tuviera una resaca de la ostia, que haya lagunas y que bebiera demasiado, pero por regla general soy super responsable... no sé. Soy un mal ejemplo, asi que nadie intente seguirme...

Saludos