Hoy ha habido una asamblea, y las pocas esperanzas de que mi empresa después del 31 de Mayo volviera a contar conmigo desaparecen.

Lo peor no es eso, lo peor es la sensación de que mi empresa pasa de mi, de que nada ha servido para nada y que lo único más o menos estable de mi vida se va a tomar por culo.

Como los planes que tenía para hoy, que también se han ido a mamarla.

Ahora mismo, tengo ganas de una ducha caliente, casi hirviendo, quiero sentir como mi cuerpo se relaja y quiero 5minutos de paz interior.

Es hora de empezar a tomar decisiones, de búsqueda de nuevos horizontes.

Ayer, hablando con Mister X, hubo un momento en que le dije una cosa y él me respondió con toda la artillería, a cuchillo y yo me planteé ¿por qué cojones aguanto esto?

Aun no lo sé.