Hace unos días entré en shock, me di cuenta de que soy una zorra, no hay más.

Al principio me sentí mal ¿cómo he podido ser asi y no darme cuenta? ¿o si me di cuenta? ¿no he vivido esto antes?

Entonces la inspiración me iluminó cual foco y me di cuenta de que no se puede tener todo en esta vida. Yo no puedo ser maja y simpática y encima una santa.

Asi que más tranquila me fui a dormir el sueño de los justos, como buena yonki de las emociones que soy