Abrió los ojos llenos de legañas, miró la hora en el móvil justo para comprobar que tenía un mensaje sin leer,

Era ÉL, ultimamente siempre era ÉL...

El mensaje decía lo siguiente "Acabo de tener sexo con dos amigas y he de confesar que te he deseado a ti"

¿¿¿¿¿CÓMO ?

La perplejidad se fue para dejar paso a la ira... es decir, el muy cínico le decía que se chingaba a otras mientras pensaba en ella. Es lo que toda chica desea escuchar.

Entonces la verdad llegó a su mente como una aparición mariana. Basicamente él no la deseaba, lo que a él le iba, lo que él quería era tener muchas amiguitas, a él le gustaba tener muchas flores en el jardín, no sólo para follárselas sino para que alimentaran ese ego que crecía hasta extremos infinitos.

¿Y ahora qué? ¿desaparecer? ¿mandarle a tomar por culo? ¿o quizás lo mejor es ser fria y calculadora y ver qué se puede sacar de una persona como él?

La caza acaba de comenzar