Hace tanto frio que se me hielan las ideas, por dios, esto es insano.

Ayer estuve tomando un amistoso café con un amigo después del curro, en el mismo aeropuerto, se iba a Barcelona.

Mi amigo y yo estuvimos charlando y él se dedicó a regañarme a decirme que no me cuido que estoy malita otra vez y todas esas cosas que los buenos amigos se dicen.

Cuando salí del curro fui al aparcamiento y vi con horror como tenía la rueda de delante desinflada...

¿Por qué a mi? Desesperada me puse a revolver mi coche en busca del teléfono de asistencia en carretera y desesperada no lo encontré, asi que llamé a un número de estos de te clavo pero te doy números de teléfono. Les llamé (a mi seguro) y mientras me helaba, empezó a llover.

Mi señor de la grúa que me cambió la rueda era un canitrón y le tuve que conseguir un cigarrillo (se lo pedí a un viejo inglés que me dijo que se notaba que YO necesitaba fumar) peeeero a cambio vino antes de lo previsto y fue super eficiente.

Ahora ando acojonada pensando en si se podrá arreglar el pinchazo y si no se puede cuánto voy a tener que pagar... Eso es una mala noticia porque este mes he cobrado una mierda.

Y nada había quedado el martes pero me dejaron vilmente tirada y el jueves que tenía visita también me han dejado abandonada. ¿Lo bueno? Ya tengo cita para esta noche, si los aviones lo permiten....

Un beso