Ayer estuve comprando regalitos de cumpleaños y esas cosas y aproveché para comprarme yo cosas.

De entre todas las cosas que me auto-regalé destacó un libro "Crepúsculo" que va de vampiros.

Estoy malita y tener algo con lo que distraerme no me va a venir nada nada mal.

La verdad es que el libro me está encantando, es una lectura rápida, entretenida, no me hace pensar y sí que me hace imaginar o fantasear.

Los vampiros tienen un componente sexual brutal, y creo que corresponden a un mito que a las mujeres nos perjudica. Se trata de "cambiar por amor"

Nos encantan los vampiros que son buenos, los chicos malos que se enmiendan.... Es la vida misma, es como cuando conocemos a un golfo o a un cabrón y secretamente pensamos "conmigo cambiará"

Pues no, mujeres del mundo, nadie cambia, o muy poca gente lo hace....

Hace mucho tiempo que me di cuenta de eso y me alegro de no sentir esa especie de instinto maternal, de no querer enderezar a nadie, ni de pensar que nadie va a renunciar a ser un hijo puta por mi.

Y sabiendo eso me encantan los libros de vampiros, como esta, en la que me imagino a un protagonista absolutamente poderoso, cautivador y obviamente sexual. Soy una fantaseadora...

Y mientras estoy con la garganta echa polvo, terminando con la regla y sin ganas de ir a currar (que hartita estoy)