La lluvia de mis ojos empapa mi alma y me dejo llevar por el lado oscuro, el de la desesperanza.

Desesperanzada miro a un cielo sin estrellas y sin luna, miro en mis bolsillos por si encuentro una brújula, un camino...