Gracias destino, gracias por impulsarme a soñar cuando más pegada a la realidad estaba, gracias por hacerme un guiño... Aunque al final no cuaje, sé que valgo y sé que los sueños se alcanzan.

Gracias destino, por perdonar mis malas acciones y tratarme bien