Hola buenas, me presentaré, soy una manzana podrida.

No me caí del árbol antes de tiempo, ningún pájaro me picoteó, simplemente, como dicen las ramas viejas de los árboles, yo crecí mal.

Ser una manzana putrefacta y llena de gusanos es complicado, sobretodo porque manzana que cae cerca mia, manzana que es devorada por mis gusanos, que me abandonan en cuanto tienen oportunidad.

Cuando empecé a crecer jamás pensé que acabaría asi, pensaba que una soleada tarde de verano, unas manos jóvenes me cogerían y que poco a poco sentiría la caricia de unos labios y luego el momento de mi vida, unos dientes poco a poco me irían cortando a trozos.

Sin embargo, estoy en un cesto, olvidada, mientras lo poco bueno que queda de mi se pudre.

Nunca quise ser una manzana podrida, pero es que no sé ser otra cosa