Baco me acompaña y todo su cortejo también. Me apoyo en él, cuando el alcohol me hace hacer eses, es mi confidente cuando necesito hablar.

Gracias deidades olímpicas, gracias Baco por estar a mi lado, aunque sea una perversa desastrosa