Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

sábado 27 septiembre 2008

Miradas

Pasé distraida cuando le vi.

Estaba ahi, al natural, tranquilo, sencillo y me quedé como una idiota mirándole.

Sabía que no debía, sabía que no podía, sabía que debía aguantarme las ganas, pero era tan apetitoso.

Avancé unos pasos decidida hacia delante, pero entonces recorrí el camino andado y asomé los hocicos por la puerta, miré a izquierda a derecha para asegurarme de que no había nadie, una completa estupidez pues no había nadie más en casa. Nadie se enteraría de mi fechoría. Me relamí, sentía tantas ganas... no tengo muy claro si por lo prohibido o porque de veras me apetecía.

No sé cómo pasó, pero en un instante estaba junto a él. El corazón me latía con fuerza, sabía que sólo tenía que tomar la decisión y entonces se produjo el momento, primero mis labios, luego mi lengua. Era un momento único, era un instante lleno de placer, que duro muy poco. Fue algo sublime, breve como un suspiro.

En un par de bocados todo se había acabado, el trozo de pastel desapareció y en su lugar quedaron los inútiles remordimientos.

Bueno esto es una adaptación de un relato que en su momento pensé en enviar a un concurso de relatos cortos y que finalmente nunca envié. Espero que os mole

De tot un poc

Se acaba de borrar todo este artículo y creo que la echo espuma por la boca, me cago en todo xD ¿cómo cojones puedo ser tan desastre? EL tono del artículo se acaba de ir a tomar por culo, asi que empecemos de nuevo y desde otro punto de partida

Hoy llueve y mucho, llueve a cántaros, pero no en mi corazón. Llevo unos días en los que estoy feliz, contenta, tranquila. No es que mi vida haya mejorado sustancialmente, ni que haya encontrado mi camino, ni que haya aprendido de mis errores, pero estoy bien. Suena estupendo cuando lo dices "Estoy bien" Soy un desastre y me equivoco, pero la vida es eso, caer y levantarse y disfrutar, de la vida, de los aciertos y sobretodo de los errores que son los que nos enseñan y nos hacen crecer... Y qué cojones, es divertido ser una bruja, una manzanita podrida en un cesto lleno de manzanas rojas y apetitosas, a veces es divertido ser un lobo en vez de un corderito, a veces simplemente soy.

Hace unos minutos estaba con él, nos mirábamos mientra sentía su calor, mientras me daba cuenta de que lo nuestro no podría ser, que tenía que echarle de mi vida, pero es tan mono, tan rico, tan adorable, tan tierno, tan manso y a la vez tan indomable, tan cariñoso. Pero Peque (el nombre provisional de nuestro gatito de acogida) se tiene que pirar de mi casa, le estoy cogiendo mucho cariño y él a nosotros, si lo vierais todo el santo día con la lengua fuera, además quiere tantos mimos... Supongo que es lo que pasa, que cuando no nos dan mimos durante mucho tiempo, cuando los conseguimos los queremos todos.

Y mientras llueve yo me dejo llevar por la pachorra de este sábado... Por cierto quiero ahorrar e irme a Liverpool un finde ¿alguien se anima?

Por último unos vídeos, dos de mis preferidos de U2