Te entregué lo único valioso que me quedan, lo único que me importaba... te lo entregué en una cajita con un lazo rojo y mientras volvías a casa tropezast y la caja cayó al suelo, quedando esparcido en mil pedazos mi corazón