Introdujiste tus sucios dedos en mi cuerpo y de mi utero brotó un filo que acabó con las flores más puras de mi jardín