Ya no estoy zen, estoy llena de ira y de rabia.

Teneis suerte de que no sea Carrie (la de Stephen King) si no estariais todos durmiendo el sueño eterno