Mi vida pende de un hilo tan fino con la seda dental, mi cordura, mi bienestar, mis sueños, mi futuro...

Dolor causo, dolor recibo ¿Tanto dolor causé?

Yo tomo mis decisiones, yo me equivoco, yo las asumo y asi busco la liberación, porque si hago lo que quiero, cuando quiero y porque quiero la responsabilidad última es mía, para lo bueno y para lo malo.

No puedo pedir a los demás que me den lo que yo doy, porque la medida en la que me entrego a los demás la pongo yo y si no me satisface lo que recibo lo mejor es que cierre capítulos y busque personas que me aporten lo que quiero, ahora, no mañana, no en un rato... AHORA

Me estoy ahorcando con la soga de la razón... pero qué bien sienta morir por lo que uno piensa.