Pueeees el título viene del batiburrillo de cosas que os voy a contar (que tiernnnnna soy)

Para empezar acabo de llegar del curro, cosa que me hace sentirme y triste a la vez. Feliz porque puedo dormir, triste porque no sé si con un turno de 12 horas semanales tendré para pagar la gasolina (que por cierto que cara está)

Me duelen los pies, y mucho, y es por culpa de la mala calidad de los zapatos del uniforme, que vaya el cabrito deAdolfo Domínguez podría haberse esmerado un poco más.

Llevo tres días despertándome a las 3 y media y me siento desfallecer.

Retomando el tema de mi coche, le han dado un golpe en el coche y me he acordado de la madre que trajo al ser que le ha dado otro golpe más... ains.... pero me lo tomo con calma (porque soy zen)

En unos minutos me voy a ir a la cama, aunque no sé si por el camino dame una ducha con agua hirviendo para quedar super relajadita.

La verdad es que necesito unas vacaciones en una isla desierta, mucho alcohol, comida que sea fácil de hacer o que esté hecha, nada de ordenadores, ni consolas, ni personas, sólo mi música, una pila enorme de libros, una playita y a dsfrutar de la vida. Alejar los pensamientos y sólo sentir, la arena en mis pies, el sol lamiendo mi piel, la brisa enredando mi pelo...

Sé que lo que deseo es imposible, por ahora, pero pensar en ello me hace sentir mejor, imaginar, toda esa paz.

La verdad es que debo buscar esa paz en mi interior, ya que exteriormente lo tengo complicado. Ahora es super temprano y ya estoy enfadada... Eso no puede ser sano, tengo que hacer yoga o algo.

Ahora mismo mataría por un masaje, me imagino la escena, una habitación blanca, en el ambiente un aroma algo dulce y unas manos masajeándome mi tensa espalda.

No quiero imaginar nada más no sea que desvarie y esto termine como mi último sueño en el que me secuestraban para que yo fuera la protagonista de una snuff movie...

Buenos días, mundo