Intento hacer las cosas bien, intento ser racional, intento ser asertiva, pero veo que aun asi no consigo escapar de los conflictos.

Ahora mismo siento un pequeño nudo en la garganta. Será el karma que me castiga por mi forma de ser.

Estoy algo tristona, pero, quiero quitarme esa sensación de encima. Lo que me importa es que estoy intentando ser más feliz, más sabia...

Si un problema no tiene solución ¿para qué preocuparse? y si tiene solución ¿para qué preocuparse?

El tiempo pone a las situaciones y a las personas en su sitio.

No voy a quejarme, no me voy a llorar, voy a aprender de las situaciones a las que me enfrento, porque la vida es caer y levantarse.

Yo soy quien soy, con toda mi historia vital a mis espaldas y tendré que enfrentarme a todas las consecuencias de mis actos, pasados, presentes y futuros.

Un saludo