Diluvia, y como siempre en estos casos yo saqué el paraguas del bolso esta mañana ainssss que desastre.

Ayer hablando con un amigo de Barcelona que vino a visitarme (al que tuve que prestar 60 euros porque se equivocaron al hacerle la reserva y no tenía pelas para un billete de avión y no había plazas en el tren) me di cuenta de que a pesar de que, me hayan dado una ostia al coche y se hayan pirado, a pesar de que soy "pobre", de que no curro de lo que me gustaría, de que posiblemente me larguen del sector aéreo en nada, a pesar de que soy un desastre emocional, aunque la semana pasada haya estado jodida porque soy gafe, no puedo quejarme y creo que voy a intentar no hacerlo tanto.

Soy una persona sana, que se vale por si misma, que ha tenido mucha suerte en muchísimas cosas.

Además ¿quién sabe? si trabajo duro iré logrando mis objetivos, o eso espero.

Hoy, yo que odio los lunes, pienso que gracias a este denostado día estamos más cerca del viernes.

Besos